Consejos sobre cómo escribir cuentos infantiles para escritores noveles

Existe una gran cantidad de aficionados a la literatura que sueñan con algún día ser capaces de escribir, con su propio puño y letra, un cuento infantil de esos que maravillan a los niños y enorgullecen a su escritor. Aunque no lo parezca, la mayoría de los fanáticos de la lectura leen frecuentemente u ocasionalmente uno que otro cuento infantil, pues la distinción de este género literario es la prosa simple que todas las personas pueden entender fácilmente y sus finales de moraleja que siempre dejan un valioso aprendizaje de vida, lo cual agrada a casi todos los ávidos lectores.

Si tu sueño es crear un cuento infantil que signifique en el futuro un inconmensurable y bello recuerdo de la infancia de los niños que lo lean en el presente, en este post te brindaremos algunos humildes consejos que te guíen por el buen camino hacia la redacción del libro de literatura infantil que tanto deseaste escribir.

Previo a entrar en materia quiero destacar que Enrique, obrero de Fontaneros, me sugirió hacer este artículo por la impotencia que él tenía de querer hacer un cuento infantil para su hijo, pero no poder hacerlo por la ausencia de directrices que lo encausarán a lograr su objetivo, por lo tanto, las siguientes recomendaciones para escribir cuentos infantiles van dedicadas en exclusiva a todos aquellos escritores frustrados y escritores en potencia del mundo de la literatura para infantes que crearán los cuentos infantiles del mañana.

  • El primer consejo es el más esencial: deja salir el niño que llevas dentro. Al momento de escribir un cuento para niños debes librarte de los miramientos y las cadenas del mundo de adultos y dejar elevar vuelo a la imaginación infantil que todos llevamos con nosotros. Recuerda que en la literatura todo es posible.
  • Como segundo consejo, si quieres escribir verdaderamente un buen libro que los niños disfruten, olvídate del éxito y del dinero que puedas conseguir con él. Muchas personas sólo escriben para ganar fama y poder, lo cual entorpece su prosa y los hace terminar siendo fracasados de la literatura. En el proceso de escritura, sólo piensa en la historia de tu cuento, en nada más y no pienses en las cosas que puedes conseguir por haber escrito un libro, pues la avaricia y la petulancia nunca han escrito nada bueno.
  • El tercer consejo es recordar que estás escribiendo un cuento infantil, por lo que el mismo no debe tener palabras obscenas, complejas o poco usadas, tampoco debe tener una trama muy enrevesada y mucho menos contener escenas propias del mundo de adultos (sexo) o contrarias a la buena moral (violencia, etc.). Siempre es mejor optar por un lenguaje simple y una trama convencional en un mundo producto de la imaginación.
  • No temas romper con los esquemas de los cuentos infantiles, te lo digo como cuarto consejo. Eso sí, que la revolución que presente tu cuento sea para bien y nunca para mal; entendiendo como mal todo lo que implique la corrupción del alma de los niños.