‘Compostela y su ángel’, de Torrente Ballester

Hablar de Gonzalo Torrente Ballester es hacerlo de una de las figuras más importantes de la literatura española del siglo XX. Este profesor, conocido principalmente en su faceta de escritor por la archiconocida ‘Los gozos y las sombras’, fue reconocido por crítica y publicado tras su muerte, en 1999; no obstante, en vida también recibió el aliento de todos e incluso llegó a hacerse con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, además de los prestigiosos Premio Nacional de Narrativa y Premio Cervantes.

Dentro de su extensa obra destacan sus novelas, el género en el que quizá se desenvolvía con más soltura y destreza. Sin embargo, desde 1938 hasta 1950 centró buena parte de sus esfuerzos en el teatro, terreno en el que parió obras como ‘El retorno de Ulises’, ‘República Barataria’ o ‘Lope de Aguirre. También en el ensayo se prodigo, con libros sobre metaliteratura y con ‘El Quijote como juego’ como título reseñable. El periodismo fue otro de los campos que se atrevió a frecuentar, ya que su excelsa pluma le valía para rondar cualquier terreno con suficiencia.

En lo que a la miscelánea se refiere, hay que rescatar libros como ‘Farruquiño’, ‘Santiago de Rosalía Castro’, ‘Lo mejor de Gonzalo Torrente Ballester’ o ‘Los mundos imaginarios’, esta última escrita ya en el ocaso de su carrera. En este mismo territorio podemos centrarnos en ‘Compostela y su ángel’, la primera miscelánea a la que Torrente Ballester dio vida, allá por 1948.

Pero en el título de esa obra de 1948 –publicada por la editorial Afrodisio Aguado- sólo se podía leer ‘Compostela’; lo de “y su ángel…” vino después, concretamente en la reedición llevada a cabo en 1984. Aunque el autor nació en Ferrol, Compostela desempeña un papel clave en toda su obra, siendo el lugar que tal vez más inspiración fue capaz de despertarle. A raíz de la bella idea de que “Compostela se hace en torno a la campana”, en clara alusión al sonido que genera la Catedral de Santiago, Torrente Ballester prosiguió su miscelánea de ‘Compostela y su ángel’.

Torrente Ballester y la prensa

Gonzalo Torrente Ballester mantuvo durante toda su vida una relación muy estrecha con la prensa. De hecho, sus colaboraciones comenzaron cuando apenas tenía 17 años. Y son especialmente importantes porque reflejan a la perfección la trayectoria vital y la evolución ideológica del escritor.

Comenzaba Torrente Ballester sus colaboraciones periodísticas en el diario ovetense “El Carbayón”. En él ejerció como redactor y crítico de teatro y en él publicó su primer cuento. Y, a pesar de ser sus primeras experiencias, ya demostró su carácter y generó alguna que otra agria polémica con sus críticas y sus comentarios.

Ya en Madrid, en los primeros años 30, escribiría críticas de teatro en una publicación anarquista, “La Tierra”, y en ella comenzará con las primeras reseñas dedicadas al cine sonoro. Un arte que Torrente calificaba como “teatro fotografiado” de manera un tanto despectiva.

Durante la Guerra Civil el escritor, anarquista y republicano, se afilia sin embargo a la Falange y comienza a colaborar con publicaciones nacionales como “Semanario de Combate Nacional Sindicalista”, “Amanecer”, “Arriba España” o “Jerarquía”. En esta última revista entraría en contacto con intelectuales y escritores como Pedro Laín, Dionisio Ridruejo o Luis Rosales. En todas estas publicaciones Torrente mostraría una recia defensa de la doctrina falangista, aunque también reconocería que la política no debía impedir apreciar los trabajos de autores del otro bando.

Ya tras la guerra rebaja su tono y se centra más en aspectos culturales en el diario “Pueblo” y las revistas “Tajo” y “Escorial”. En 1941 es nombrado crítico oficial del diario “Arriba”, donde escribiría infinidad de artículos sobre educación y cultura y en los que empezaría a mostrar su distanciamiento del régimen.

Destituido por su crítica de la represión de las huelgas en Asturias, comienza a escribir en la revista “Triunfo”, donde se muestra especialmente crítico en cuestiones políticas y religiosas. Tras un periplo americano del que regresa en 1973, comenzaría a escribir en los suplementos de “Informaciones” y “ABC”, colaboraciones amplias y muy apreciadas.

La relación de Torrente Ballester con la prensa fue, por tanto, muy estrecha y fructífera. Una muestra más de su genialidad como escritor.

Gonzalo Torrente Ballester también era un talentoso fotógrafo aficionado.

Uno de los grandes escritores del pasado siglo para la nación española y para el mundo era un entusiasta de la fotografía, pues a menudo se presentaba sus ilustraciones literarias con imágenes, y es que al ser un gran entusiasta de este arte el gran Gonzalo encontraba una inspiración similar detrás del flash que detrás del papel.

Lo que no se sabía era que la cámara era utilizada por Ballester como un medio por el cual sus inspiraciones literarias cobraban vidas, pues al carecer ya de una visión totalmente plena debido a su avanzada edad y a los acontecimientos de su vida que redujeron su campo de visión, la cámara servía como un medio para ampliar ese panorama descrito en sus manifestaciones de literatura, que él a simple vista no podía distinguir del todo.

Siempre se veía a Ballester con ese instrumento en su mano, pues la neblina que había en sus ojos le dio una gran batalla en la que él pudo ganar de cierta forma mediante el instrumento de la cámara. El equipo de Cerrajeros Valencia creó un álbum de fotos para regalar a sus clientes haciendo homenaje al gran escritor español el cual tuvo un gran recibimiento y llevó a que Cerrajero Valladolid se comunicara con su empresa símil para adquirir los derechos de los mismos.

El autor del libro de La saga/fuga de J. B. y Los gozos y las sombras era una persona muy amada y querida por todo el mundo, este maravilloso profesor académico, así como se catalogaba él mismo como un “buen profesor” disfrutó su vida haciendo lo que más amaba: escribir, tomar hermosas fotografías e incluso cantar tangos. Y es que el arte de la fotografía a pesar de que no haya sido parte de su vida profesional despertaba un interés en su vida diaria que está plasmada en su obra y que le influenció altamente como ser humano.

Para la biografía del literario todos conocían su fanatismo por las fotos, pero nadie sabía que este era un escudo y una espada que lo protegían y lo preparaban de las limitaciones impuestas por su poca capacidad visual, la cual compensó de excelente manera por toda su vida. El grande Gonzalo Ballester incluso en estos tiempos nos sigue dando enseñanzas de vida. En la sede de la empresa Cerrajeros Cordoba 24 horas se puede apreciar una fotografía original del talentoso escritor, la cual está enmarcada de manera preciosa.

Leer Snuff de Palahniuk

No sorprende para nada lo crudo y directo que puede llegar a ser en gran escritor Chuck Palahniuk en sus novelas o mejor dicho sus creaciones, se podría decir que este autor no se anda con rodeos ni mucho menos con medias tintas, expone su precepción tal cual la concibe. Los dueños de www.reparacionescalderas.es son amantes de la literatura de Chuck, mientras que los dueños de esta empresa de desatascos no comparten la irreverencia del autor.

En este caso nos encontramos con su obra Snuff, la cual se basa sobre una actriz de la industria del porno que según podemos leer es evidente que no se encuentra en su mejor momento y desea realizar un record el cual consiste en tener sexo con 600 hombres en una misma toma, ya al estar rodeado con este panorama nos imaginamos que esta obra tiene algún contenido fuerte y es que es obvio, acompañado de un lenguaje muy soez por parte de los personajes se va desenvolviendo la obra, que más que fijarse en la parte mórbida o de morbo que significa el acto sexual con 600 hombres y una sola mujer , se enfoca en las vivencias y problemas de cada personaje, en específico de 5 personajes que son los que componen o forman la historia. Este es uno de los libros que se encuentran en la sala de espera de la empresa antenistas Barcelona. Entonces tenemos o nos encontramos con un estudio psicológico de cada personaje y nos muestran los diferentes motivos por los cuales asisten los personajes a la filmación de la película.

Tenemos primeramente a la actriz porno y su desesperada búsqueda de alcanzar de nuevo la fama y dinero que tenía anteriormente rodeada de todos los problemas y el estrés que esto conlleva, junto a ella a su asistente personal que podemos decir que es el personaje menos retorcido de la novela ya que es fresco e incluso divertido, y de los 600 hombres que se encuentran para grabar la película entran dentro del papel protagónico solo tres, con tres distintas causas por las cuales llegaron a la filmación, dos de ellos también en la búsqueda de lo que fueron y que siempre han querido ser a pesar de que los años interfieran con sus deseos. Una obra que sale de lo cotidiano y que sirve mucho para aquellas personas de leer sobre un mismo tópico. Según los empleados de la empresa de calderas que puedes ver en este link esta obra no aporta nada más que simple y sencilla diversión, pues su mensaje es superficial.

Esta mujer ganó la primera edición del Premio en honor a Ballester

Ser premiado por su trabajo es algo que verdaderamente es muy placentero, recibir reconocimiento por algo en que invertiste mucho tiempo y esfuerzo es algo que hace que toda la sangre y sudor valga la pena. En www.fontanerosmadrid24horas.net sabemos muy bien que significa esto porque hemos sido reconocidos varias veces por nuestro valor. Estoy muy seguro de que  Mahou se siente de esa manera también cuando ganó el premio de Narrativa Torrente Ballester. Este reconocimiento le fue otorgado por su obra “Yo soy el Otro”. La cual varios miembros del equipo de cerrajeros Malaga han descrito como una gran obra.

Según fue planteado en la rueda de prensa, una figura importante en la decisión de otorgarle el premio fue Don Diego Calvo el cual es el presidente provincial, planteó que su obra fue escogida sobre todas las demás por su composición, por su “fortísimo componente literario” lo cual es una muy buena descripción que se le pueda dar a una obra literaria. Sin lugar a dudas Mahou causó sensación en la edición de los premios.

Su obra “Yo soy el otro” (o “Una vida en la cuerda floja” como fue presentada en el certamen”) se encarga de retratar la nación española en los años 60 y se tocaron temas muy generales, parece como una obra que va cargada con todo, con elementos como la identidad de uno mismo y el fracaso.

Sin embargo, la carrera de Mahou no inició en el certamen, en lo absoluto, ella se ha dedicado a la escritura por un tiempo ya, además se encarga de redactar artículos para varios periódicos nacionales y no ha sido la primera vez que ha sido reconocida tampoco. Ella fue galardonada con el Dulce Chacón por su otro trabajo “Venían a buscarlo a él”. Este trabajo también tiene muchas recomendaciones pero aun así, electricistas Madrid te la hace también.

Lo más increíble del caso y es algo de lo que Mahou se debería de sentir orgullosa es que ganó el premio cuando hubo un número inmenso de participantes, fueron 611 obras que fueron sus rivales donde habían más de 550 en castellano y algunas pocas en comparación en gallego. Además de haber recibido 144 ejemplares por parte de escritores extranjeros. Y aun así a pesar de que había un gran número de participantes, Mahou salió victoriosa recibiendo este gran reconocimiento.

En 2011 murió el hijo de Torrente Ballester, descubre un poco su recorrido literario.

Gonzalo Torrente Malvido nació en Ferrol, al igual que su padre, en 1935, hijo del famoso Gonzalo Torrente Ballester y de la primera esposa de este, Josefina Malvido, y falleció el 26 de diciembre del 2011 en Madrid.

Torrente Malvido decidió seguir los pasos de su progenitor, que fue autor de numerosos clásicos de la literatura española moderna, también logrando componer obras literarias de gran contenido y que también realizó con su talento homenaje a su padre con una biografía excelentemente escrita, por ejemplo tenemos dos obras de él, las novelas Con Hombres Varados, que llegó a ser nominado al premio Nadal en el año 1961, y La Raya, la cual ganó el premio Café Gijón en el año 1963. Torrente Malvido nunca escondió todo lo que influyó su padre en él en cuanto al camino que tomó como autor, aunque también, en una entrevista, destacó que cuando se trataba de análisis literario, ambos se encontraban muy distanciados en sus criterios.

Se encargó de realizar el prólogo para Doce Cuentos Ejemplares, un compilado de cuentos en el que uno trata sobre una juerga de días con Rancapino y Camarón, quienes eran muy allegados al autor. No solo se dedicó a la literatura, también trabajo en guiones para cine e inclusive fue premiado por ello, ganándose un Goya en la categoría de guion adaptado, por su trabajo en El Rey Pasmado, inspirado en la novela escrita por su padre. Casualmente, es tío de otro autor, Marcos Girald Torrente, galardonado con un premio nacional en el 2011 a la narrativa.

A pesar de todo su trabajo y reconocimiento, Gonzalo Torrente Malvido llevó una vida repleta de polémicas con otros autores españoles como Arturo Pérez Reverte, escándalos y disputas con la opinión pública, hasta llegando a estar preso en Carabanchel a finales de la década de los 60s por utilizar públicamente un nombre supuesto (lo cual le impidió asistir a una ceremonia donde ganó un premio), y durante los últimos años de su existencia, se expresó abiertamente sobre el sentirse condenado al ostracismo por la sociedad.

Este talentoso poeta deslumbró a Gonzalo Torrente

Se llamaba Jorge Loira Gago, y a pesar de morir a los 18 años de edad, ya demostraba ser un artista bastante prolífico, con aunque sea cuatro poemarios completos, docenas de pinturas y una que otra escultura, una verdadera tragedia el fallecimiento de una persona que se encontraba en la cúspide de su creatividad y apenas cumpliendo la mayoría de edad, que afectó y entristeció profundamente a su amigo y mentor, Gonzalo Torrente Ballester.

El famoso autor, en un artículo que fue publicado en una edición del suplemento cultural que traía el diario ABC, expresó con su tradicional maestría del verbo español su lamento y frustración ante la pérdida de su joven amigo, inclusive asegurando que la poesía de España había perdido a uno de sus mejores prospectos, muy respetuosamente se puede disentir de lo señalado por Torrentes Ballester, ya que su obra aún puede hacerse pública y hacer de su trabajo una magnífica adición al arte español.

Fue un 25 de agosto el día que el joven Jorge perdió la vida, en el año 1982, aun así, todo su trabajo aún tiene vida infinita, gracias a su familia, que logró recopilar y organizar todo su trabajo de manera tal que su publicación sea algo viable, en formato de libros.

Los padres de Jorge, llamados Jorge y Josefa, además de su hermana María, han logrado crear una pequeña exhibición con todo el trabajo de artes plásticas de su hijo, una verdadera maravilla. Aunque ambos quieren hacer algo más grande con todo el arte que dejó su hijo en el mundo, buscando la publicación de su poesía por volúmenes y organizando una galería de arte para exhibir públicamente todas las pinturas y esculturas del pequeño Jorge.

Jorge Loira Gago nació en Bueu (una localidad muy especial para Gonzalo Torrente Ballester) en 1963, era un estudiante de psicología y conoció al ilustre autor que fue su maestro y amigo de una manera un tanto particular, presentándose ante él como el hijo de Jorge, de Bueu, tras ser motivado por su papá a hacerlo, y a partir de ahí nació una gran relación en la que el joven artista estaba comenzando a aprender del aclamado autor, una verdadera lástima el accidente en altamar que le quitó la vida de manera fulminante.

Ferrol siempre recuerda al gran Torrente Ballester

Ferrol, como en todos los años, durante cada enero, recuerda a uno de sus personajes más reconocidos: Gonzalo Torrente Ballester. La gente hizo ofrendas de flores en el Cementerio donde yace el autor (Serantes), desde ahí se puede apreciar la ermita,  y una capilla adicional bastante cerca del sitio, Torrente Ballester descansa rodeado de la tierra que le vio nacer. Además, tiene cerca la casa de su gran abuelo: Eladio Ballester, la cual le inspiró para escribir sobre las Torres Mochas y los sueños relacionados a ellas.

Hablando de su abuelo, fue el personaje vital en la vida de los grandes escritores para hallar inspiración en los lugares más recónditos, como uno mismo, él también descansa donde se encuentra su nieto. También, Fernanda Sánchez-Guisande, la pareja de Gonzalo en su segundo matrimonio, se encuentra descansando en el sitio, ella fue también un elemento importante en la carrera del autor, impulsándole a seguir trabajando con su literatura a pesar de muchas dificultades en sus vidas.

Es emocionante ver cómo el legado de GTB se ha mantenido más que vivo durante tantos años, no solo por su excelente obra, sino por una personalidad y una vida digna de relatar a generaciones para complementar la exquisita literatura que nos dejó.

Ir a su tumba de verdad es una experiencia única, observar partes de la historia de sus inicios y del resto de su vida de verdad absorbería a cualquier lector suyo, dándole una nueva capa de comprensión a sus letras. Es curioso pensar que uno de los más grandes autores de las letras españolas alguna vez quiso ser un marino al igual que su padre lo fue, su imaginación y talento le permitieron ir mucho más lejos de lo que esperaba, dejando un legado literario y de vida tanto en su nativa Ferrol como en el resto del mundo, pocos autores han habido que plasmen aspectos de su vida de tal manera como el gran Don Gonzalo Torrente Ballester.

Bueu: Importantísimo lugar para el gran Torrente Ballester

Para el gran autor Gonzalo Torrente Ballester, Bueu fue un sitio crucial para su inspiración, encontrando ahí a la primera esposa que tuvo y todo el material de literatura que formo los tres libros de “Los Gozos y Las Sombras”. EL lazo que existe entre Torrente Ballester y O Morrazo es algo que resaltaremos ahora.

En 1965, durante el día de San Martiño, el Faro de Vigo realizaba la publicación especial de un artículo que firmo Gonzalo Torrentes Ballester, donde el autor recordaba su arribo a Bueu treinta y cinco años priori a la publicación. En el texto hacia memoria de la primera impresión que le dio el sitio a nivel visual y el llegar en un autocar desde Cangas, una ruta que se desplazaba por toda la costa. Luego el autor plasmaría en forma de novela la llegada de Carlos Deza a Pueblanueva del Conde, un pueblo ficticio que en realidad era una reinterpretación de Bueu.

Gonzalo Torrente Ballester nació en Ferrol en el año 1910, aunque vivió una parte de los 1930 en Bueu, en realidad fue un periodo de tiempo bastante reducido para la fuerte influencia que dejó este sitio sobre él. En 1931, fa familia del autor se asentó en O Morrazo. El padre de Torrente Ballester, llamado Gonzalo Torrente Ballester y Piñón, era un oficial perteneciente a la armada española, llegó a O Morrazo tras recibir un puesto en la Ayudantía Militar. Poco después, el ilustre autor contrajo matrimonio con una señorita local, llamada Josefina Malvido Lorenzo, se casaron en mayo el año 1932, en la Iglesia de San Martiño. Luego, sufrieron en la localidad los devastadores efectos de la guerra civil.

En 1933, Torrentes Ballester y su esposa se mudan a Ferrol, lugar de nacimiento del autor, aunque de todas maneras siguieron visitando Bueu de manera frecuente, inclusive después de que el enviudara en 1958.

Su estadía en Bueu fue bastante corta pero llena de emociones y momentos importantes tanto en su vida como en la historia de España, es impresionante como un sitio puede marcar a una persona y llevarle a crear obras de arte magnificas de cualquier rubro, siendo Gonzalo Torrente Ballester un perfecto y digno ejemplo de ello.

Gonzalo Torrente y su Isla de Jacintos Cortados

En esta época la mayoría de los libros son escritos para las grandes masas, al igual que siempre ha sucedido, es difícil encontrar autores de la actualidad que desafíen los paradigmas existentes en nuestra sociedad, y aunque tengan obras publicadas, no tienen la exposición que sí tienen libros escritos para las masas. Ahora, es un honor para nosotros recomendaros este libro La Isla de los Jacintos Cortados, la cual fue escrita por el grandísimo Gonzalo torrente, quien plasmó toda su excelencia en esta obra, dándole los matices que solía dar a sus obras. El lector que se encuentre con Torrente luego de leer las típicas novelas negras de la actualidad comprenderá de manera sencilla que cualquier persona del mundo puede sentarse un buen tiempo de su vida frente a un ordenador y escribir un libro, eso sí, no hay tantos afortunados que logren una publicación, pero lo que hay en menor cantidad son personas capaces de escribir una obra maestra como las que escribía Gonzalo. Aun las personas que venden millones de copias en la actualidad tienen que superar ciertas barreras para poder ser escritores completos y admirados como Torrente.

En esta novela el escritor emplea una mezcla soberbia de imaginación, cultura, fantasía, dominio del lenguaje y razonamiento que culmina creando un libro lleno de peso intelectual; eso sí, no es un libro que pueda dirigirse de manera sencilla en el inicio de la lectura, por cuanto es un poco complicado de leer hasta que llega al punto ideal en el cual ya se encauzan las historias, y es entonces cuando el lector llega a acostumbrarse a la forma en que narra el grandísimo escritor del que hoy tratamos.

El argumento de este libro no es fácil de explicar y por eso es  una genialidad, razón por la cual no desprestigiaremos la obra de Torrente, y simplemente haremos una invitación a los electricistas urgentes Getafe y que extendemos a toda nuestra comunidad, para que de esta manera puedan encontrarse con un libro que moverá los cimientos intelectuales y literarios de toda persona que llegue a leer las líneas de este libro.