Arquitectura literaria

Es bien sabido que un escritor sea cual sea su corriente literaria se vale de su vida, de sus quehaceres, y de sus hábitos para darle a sus escritos, sean libros, cuentos, novelas o crónicas, en todos se ven involucrados aspectos importantes de las vida del escritor.

Torrente no escapó a esta realidad, en primer lugar en la época en la que el escritor decide complementar su carrera de profesor con la literatura se apreciaba mucha censura, en la época franquista era muy difícil por no decir imposible expresar libremente una opinión por lo que Gonzalo años más adelante confesaría que usaba sus recuerdos y los “maquillaba” por llamarlos de alguna manera para sus textos que muchas veces reflejaban un carácter político y social.

Torrente en algún momento fue comparado con los grandes autores de realismo mágico latinoamericano, aun cuando no pudo consagrar su particular estilo y sus obras como muchos escritores en Latinoamérica, sus textos han sido de gran influencia en España y fuera del territorio español.

Como la mayoría de los escritores Gonzalo basó su obra en los escenarios de su vida y esto es algo que se puede apreciar muy fácilmente en muchos de sus textos y en las descripciones que da sobre ciertas locaciones en las que se desarrollan sus historias.

Una de las ciudades que se pueden apreciar en sus escritos  es Ferrol el lugar donde nació y donde paso sus primeros años que era representada por el como la parte racional de sus historias, en esta misma ciudad podemos encontrar la aldea Serantes que fue el verdadero sitio donde nació en casa de sus abuelos y que representa mayormente como la parte fantasiosa y mágica y con lo que recrea gran parte de los escenarios de su obra.

En segundo lugar se consigue Santiago de Compostela donde desempeñó su labor docente, esta fue una ciudad que marcó y cautivó al escritor, por lo que más adelante las trasladaría hacia sus obras en las que se veía representada de una forma muy bonita y que describía con especial interés.

Por ultimo podemos conseguir la ciudad de la saga/fuga, Pontevedra que le recordó a Santiago y que adoptó como suya y de la cual tomó parte de su mitología para agregarla en su novela.