Filomeno a mi pesar, el transcurrir de la vida y los amores de un Señorito

Filomeno a mi pesar, una novela con la que el escritor Gonzalo Torrente Ballester obtuvo el premio planeta, es una novela para leer con gusto, de esas que se leen con placer absoluto desde el principio hasta el final y que cumple el cometido de ser un ejercicio de ocio y de distracción.

El libro relata en primera persona, la vida de ese señorito llamado Filomeno, que transcurre durante  la primera mitad del siglo XX. Estos tiempos no se señalan explícitamente sino que se deducen por la narrativa de la novela, infiriéndose que el protagonista nació alrededor de  1910 y el relato es escrito cuando tenía treinta y pico años. La narrativa inicia en la niñez de Filomeno, que transcurre  en buena parte en una ciudad gallega y abarca hasta le etapa en la que el narrador decide contar sus vivencias, emociones  y recuerdos, cuando ya casi llegaba a  sus 40 años, desde un pazo ubicado en Portugal a las orillas del Rio Miño, donde se dedica a ejercer su oficio de periodista y de granjero.

Años convulsos en Europa que se encuentran perfectamente ambientados en la novela, a través de las referencias sobre el ambiente social, político e intelectual que reinaba en esos tiempos, no solamente en el continente sino también en España. Aunque nunca demuestra abiertamente una posición política, pues Filomeno es un tanto desinteresado por ella, eventualmente deja ver una preferencia republicana.

Su infancia como huérfano, la vive entre la distancia emotiva de su padre y los cuidados de su niñera, una portuguesa llamada Belinha, la cual incluso hizo brotar sus primeros sentimientos eróticos, sin que llegara a establecerse una relación.

Culmina el bachillerato e ingresa en la Universidad para cursar estudios en Filosofía y Letras en Madrid, con la idea de convertirse en poeta. En esta etapa sostiene una relación amorosa con una prostituta llamada Flora. Ambas cosas le duran poco pues la carrera la abandona y la relación con Flora también termina.

Es a partir de este momento cuando comienza el deambular de Filomeno, primero entre Galicia y Portugal y luego se trasladará a Londres, donde consigue el primero de los muchos trabajos que ejercerá a lo largo de la historia, como empleado en un banco. Vuelve a enamorarse, esta vez de una judía que pronto  le abandona para unirse a la resistencia antifascista.

El desamor le lleva de nuevo a deambular entre Galicia, Portugal y Madrid y comienza a escribir sus primeros poemas. A consejo de su familia se traslada a Paris como corresponsal de un periódico portugués, encargándose  de las noticias culturales y políticas. De nuevo vive una intensa relación  amorosa, esta vez con una chica llamada Clelia, quien también lo abandona para irse a EEUU.

Desencantado de la vida regresa a Portugal,  donde encuentra un nuevo amor, maría de Fátima, quien también lo abandona para irse a Brasil por la muerte de la madre. Esta es la constante en la vida del señorito Filomeno

Más tarde viaja a Londres como corresponsal de guerra y regresa a París luego de la liberación por parte de los aliados, para trasladarse nuevamente a Portugal y de nuevo a Galicia. Una vida que transcurre entre sus amores, la guerra civil española, la segunda guerra mundial y la vida en círculos entre Galicia, Portugal, Madrid, Londres y París

Empleado bancario, poeta, periodista con cierto desgano y hasta granjero, Filomeno tuvo muchos oficios, tal vez  solo le faltó experimentar como cerrajero o como fontanero.

Homero: el cénit de la literatura universal

Realmente me sobran los dedos de las manos para contar los escritos que han ejercido con su obra una influencia tan importante como la ha hecho Homero. Y es que escritores con la prestancia y jerarquía de escritor greco solamente aparecen una vez por milenio. En este post queremos encomiar a una de las figuras más importantes de la figura universal como lo es el gran Homero, por lo que en lo consecutivo nos encargaremos de repasar de manera sucinta toda su obra y lo que se conoce de su vida, porque para encomiar su legado en la literatura sería más digno escribir una tesis que un artículo como este.

Para empezar a hablar de Homero, se debe aclarar que realmente no se sabe todo acerca de este personaje, por lo que el nombre y el personaje “Homero” simplemente es una persona de la antigua Grecia a la que se atribuyen las magníficas obras literarias “Iliada” y “Odisea”, ya que las investigaciones científicas lo han señalado como el más probable autor.

Dicho esto, decir que Homero fue un aedo habitante de la Grecia antigua escritor de nada y nada menos que la Ilíada y la Odisea, las dos obras maestras más importantes de la literatura universal. Si bien también se le atribuye la escritura de algunos poemas, estos no fueron tan influyentes como lo son sus dos épicas griegas.

Para los desentendidos, un aedo es una persona que en la Grecia antigua se dedicaba a cantar epopeyas heroicas, tal como lo son la Ilíada y la Odisea. Así que se pueden imaginar cómo era el trabajo de Homero para ese entonces. Mientras algunos trabajaban como los Cerrajeros de urgencia Parla, Homero en esa época se dedicaba a cantar sus épicas para ganarse la vida. Si bien millonario no se hizo con ese trabajo, sin lugar a dudas la riqueza literaria de su obra le valió todos los esfuerzos.

Existe mucha confusión acerca de lo que realmente escribió y no escribió Homero. Sin embargo, los historiadores de la actualidad convienen que las obras que Homero realmente escribió fueron:

  • Batracomiomaquia
  • Margites
  • Los himnos homéricos
  • Los poemas cíclicos
  • La Ilíada
  • La Odisea

No precisamente en ese orden fueron escritas. De hecho, se cree que primero Homero creó sus opus magnus (la Ilíada y la Odisea) y luego creó los poemas y demás obras de igual riqueza, no obstante.

Algunos historiadores calculan que Homero nación un 11 de septiembre. No sabe de qué año, porque para aquel entonces no se usaba un calendario como el que usamos ahora, siendo así muy difícil decir un año exacto.

Aunque leyendo la Odisea y la Ilíada tú mismo te des cuenta que son historias totalmente inverosímiles, hace mucho tiempo atrás los griegos y el mundo entero creían que los relatos de Homero eran basados en hechos reales. Y así se siguió creyendo hasta que la ciencia refutó la veracidad de cada uno de los hechos ficticios que la Odisea y la Ilíada relatan.