Gonzalo Torrente Ballester: premios y reconocimientos

Vamos a recorrer la figura de Torrente Ballester de dos maneras distintas pero relacionadas con galardones literarios: por un lado los que recibió el escritor y por otro, aquellos a los que da nombre y que sirven para reconocer a otros autores.

Comenzando por la figura de Gonzalo Torrente Ballester, hay que señalar que su larga y brillante carrera le llevó a obtener los más prestigiosos galardones de las Letras españolas. El Premio Nacional de Narrativa fue el primero de los grandes premios con los que fue reconocido, en 1981. Pero apenas un año después, en 1982, el escritor era galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, uno de los galardones más importantes que de los que se otorgan en España.

No serían los únicos premios para Torrente Ballester. En 1986 recogería el máximo galardón de las letras hispanas, el Premio Miguel de Cervantes. Y dos años más tarde el Premio Planeta con Filomeno, a mi pesar, una novela en la que se sigue la trayectoria vital de Filomeno Freijomil en un pueblo gallego, una trayectoria en la que se refleja la historia de la España de entreguerras y los primeros años del franquismo.

Y, además, de estos premios, recibió el Azorín de novela y fue investido Doctor Honoris Causa por varias universidades, entre ellas Salamanca, Santiago de Compostela o Borgoña, en Francia.

Respecto a los premios que llevan su nombre, se trata de unos galardones que concede cada año la Diputación de La Coruña a obras inéditas escritas en lengua castellana o gallega. El Premio de Narrativa Torrente Ballester se entregó por primera vez en 1989 y ya ha conseguido alcanzar un cierto prestigio y hacerse un hueco en el panorama literario español.

Casi 30 años de trayectoria en la que han resultado premiados escritores como Fernando Palazuelos, Carlos Martínez Montesinos, Xosé Carlos Caneiro o César Gavela, entre muchos otros.

‘Compostela y su ángel’, de Torrente Ballester

Hablar de Gonzalo Torrente Ballester es hacerlo de una de las figuras más importantes de la literatura española del siglo XX. Este profesor, conocido principalmente en su faceta de escritor por la archiconocida ‘Cañas y barro’, fue reconocido por crítica y publicado tras su muerte, en 1999; no obstante, en vida también recibió el aliento de todos e incluso llegó a hacerse con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, además de los prestigiosos Premio Nacional de Narrativa y Premio Cervantes.

Dentro de su extensa obra destacan sus novelas, el género en el que quizá se desenvolvía con más soltura y destreza. Sin embargo, desde 1938 hasta 1950 centró buena parte de sus esfuerzos en el teatro, terreno en el que parió obras como ‘El retorno de Ulises’, ‘República Barataria’ o ‘Lope de Aguirre. También en el ensayo se prodigo, con libros sobre metaliteratura y con ‘El Quijote como juego’ como título reseñable. El periodismo fue otro de los campos que se atrevió a frecuentar, ya que su excelsa pluma le valía para rondar cualquier terreno con suficiencia.

En lo que a la miscelánea se refiere, hay que rescatar libros como ‘Farruquiño’, ‘Santiago de Rosalía Castro’, ‘Lo mejor de Gonzalo Torrente Ballester’ o ‘Los mundos imaginarios’, esta última escrita ya en el ocaso de su carrera. En este mismo territorio podemos centrarnos en ‘Compostela y su ángel’, la primera miscelánea a la que Torrente Ballester dio vida, allá por 1948.

Pero en el título de esa obra de 1948 –publicada por la editorial Afrodisio Aguado- sólo se podía leer ‘Compostela’; lo de “y su ángel…” vino después, concretamente en la reedición llevada a cabo en 1984. Aunque el autor nació en Ferrol, Compostela desempeña un papel clave en toda su obra, siendo el lugar que tal vez más inspiración fue capaz de despertarle. A raíz de la bella idea de que “Compostela se hace en torno a la campana”, en clara alusión al sonido que genera la Catedral de Santiago, Torrente Ballester prosiguió su miscelánea de ‘Compostela y su ángel’.

Torrente Ballester y la prensa

Gonzalo Torrente Ballester mantuvo durante toda su vida una relación muy estrecha con la prensa. De hecho, sus colaboraciones comenzaron cuando apenas tenía 17 años. Y son especialmente importantes porque reflejan a la perfección la trayectoria vital y la evolución ideológica del escritor.

Comenzaba Torrente Ballester sus colaboraciones periodísticas en el diario ovetense “El Carbayón”. En él ejerció como redactor y crítico de teatro y en él publicó su primer cuento. Y, a pesar de ser sus primeras experiencias, ya demostró su carácter y generó alguna que otra agria polémica con sus críticas y sus comentarios.

Ya en Madrid, en los primeros años 30, escribiría críticas de teatro en una publicación anarquista, “La Tierra”, y en ella comenzará con las primeras reseñas dedicadas al cine sonoro. Un arte que Torrente calificaba como “teatro fotografiado” de manera un tanto despectiva.

Durante la Guerra Civil el escritor, anarquista y republicano, se afilia sin embargo a la Falange y comienza a colaborar con publicaciones nacionales como “Semanario de Combate Nacional Sindicalista”, “Amanecer”, “Arriba España” o “Jerarquía”. En esta última revista entraría en contacto con intelectuales y escritores como Pedro Laín, Dionisio Ridruejo o Luis Rosales. En todas estas publicaciones Torrente mostraría una recia defensa de la doctrina falangista, aunque también reconocería que la política no debía impedir apreciar los trabajos de autores del otro bando.

Ya tras la guerra rebaja su tono y se centra más en aspectos culturales en el diario “Pueblo” y las revistas “Tajo” y “Escorial”. En 1941 es nombrado crítico oficial del diario “Arriba”, donde escribiría infinidad de artículos sobre educación y cultura y en los que empezaría a mostrar su distanciamiento del régimen.

Destituido por su crítica de la represión de las huelgas en Asturias, comienza a escribir en la revista “Triunfo”, donde se muestra especialmente crítico en cuestiones políticas y religiosas. Tras un periplo americano del que regresa en 1973, comenzaría a escribir en los suplementos de “Informaciones” y “ABC”, colaboraciones amplias y muy apreciadas.

La relación de Torrente Ballester con la prensa fue, por tanto, muy estrecha y fructífera. Una muestra más de su genialidad como escritor.

Gonzalo Torrente Ballester también era un talentoso fotógrafo aficionado.

Uno de los grandes escritores del pasado siglo para la nación española y para el mundo era un entusiasta de la fotografía, pues a menudo se presentaba sus ilustraciones literarias con imágenes, y es que al ser un gran entusiasta de este arte el gran Gonzalo encontraba una inspiración similar detrás del flash que detrás del papel.

Lo que no se sabía era que la cámara era utilizada por Ballester como un medio por el cual sus inspiraciones literarias cobraban vidas, pues al carecer ya de una visión totalmente plena debido a su avanzada edad y a los acontecimientos de su vida que redujeron su campo de visión, la cámara servía como un medio para ampliar ese panorama descrito en sus manifestaciones de literatura, que él a simple vista no podía distinguir del todo.

Siempre se veía a Ballester con ese instrumento en su mano, pues la neblina que había en sus ojos le dio una gran batalla en la que él pudo ganar de cierta forma mediante el instrumento de la cámara. El equipo de Cerrajeros Valencia creó un álbum de fotos para regalar a sus clientes haciendo homenaje al gran escritor español el cual tuvo un gran recibimiento y llevó a que Cerrajero Valladolid se comunicara con su empresa símil para adquirir los derechos de los mismos.

El autor del libro de La saga/fuga de J. B. y Los gozos y las sombras era una persona muy amada y querida por todo el mundo, este maravilloso profesor académico, así como se catalogaba él mismo como un “buen profesor” disfrutó su vida haciendo lo que más amaba: escribir, tomar hermosas fotografías e incluso cantar tangos. Y es que el arte de la fotografía a pesar de que no haya sido parte de su vida profesional despertaba un interés en su vida diaria que está plasmada en su obra y que le influenció altamente como ser humano.

Para la biografía del literario todos conocían su fanatismo por las fotos, pero nadie sabía que este era un escudo y una espada que lo protegían y lo preparaban de las limitaciones impuestas por su poca capacidad visual, la cual compensó de excelente manera por toda su vida. El grande Gonzalo Ballester incluso en estos tiempos nos sigue dando enseñanzas de vida. En la sede de la empresa Cerrajeros Cordoba 24 horas se puede apreciar una fotografía original del talentoso escritor, la cual está enmarcada de manera preciosa.

Leer Snuff de Palahniuk

No sorprende para nada lo crudo y directo que puede llegar a ser en gran escritor Chuck Palahniuk en sus novelas o mejor dicho sus creaciones, se podría decir que este autor no se anda con rodeos ni mucho menos con medias tintas, expone su precepción tal cual la concibe. Los dueños de Reparacion de Calderas Madrid son amantes de la literatura de Chuck, mientras que los dueños de Desatascos Madrid baratos no comparten la irreverencia del autor.

En este caso nos encontramos con su obra Snuff, la cual se basa sobre una actriz de la industria del porno que según podemos leer es evidente que no se encuentra en su mejor momento y desea realizar un record el cual consiste en tener sexo con 600 hombres en una misma toma, ya al estar rodeado con este panorama nos imaginamos que esta obra tiene algún contenido fuerte y es que es obvio, acompañado de un lenguaje muy soez por parte de los personajes se va desenvolviendo la obra, que más que fijarse en la parte mórbida o de morbo que significa el acto sexual con 600 hombres y una sola mujer , se enfoca en las vivencias y problemas de cada personaje, en específico de 5 personajes que son los que componen o forman la historia. Este es uno de los libros que se encuentran en la sala de espera de la empresa antenistas Barcelona. Entonces tenemos o nos encontramos con un estudio psicológico de cada personaje y nos muestran los diferentes motivos por los cuales asisten los personajes a la filmación de la película.

Tenemos primeramente a la actriz porno y su desesperada búsqueda de alcanzar de nuevo la fama y dinero que tenía anteriormente rodeada de todos los problemas y el estrés que esto conlleva, junto a ella a su asistente personal que podemos decir que es el personaje menos retorcido de la novela ya que es fresco e incluso divertido, y de los 600 hombres que se encuentran para grabar la película entran dentro del papel protagónico solo tres, con tres distintas causas por las cuales llegaron a la filmación, dos de ellos también en la búsqueda de lo que fueron y que siempre han querido ser a pesar de que los años interfieran con sus deseos. Una obra que sale de lo cotidiano y que sirve mucho para aquellas personas de leer sobre un mismo tópico. Según los empleados de Reparacion de Calderas Madrid esta obra no aporta nada más que simple y sencilla diversión, pues su mensaje es superficial.

Esta mujer ganó la primera edición del Premio en honor a Ballester

Ser premiado por su trabajo es algo que verdaderamente es muy placentero, recibir reconocimiento por algo en que invertiste mucho tiempo y esfuerzo es algo que hace que toda la sangre y sudor valga la pena. En Fontaneros Madrid sabemos muy bien que significa esto porque hemos sido reconocidos varias veces por nuestro valor. Estoy muy seguro de que  Mahou se siente de esa manera también cuando ganó el premio de Narrativa Torrente Ballester. Este reconocimiento le fue otorgado por su obra “Yo soy el Otro”. La cual varios miembros del equipo de cerrajeros Malaga han descrito como una gran obra.

Según fue planteado en la rueda de prensa, una figura importante en la decisión de otorgarle el premio fue Don Diego Calvo el cual es el presidente provincial, planteó que su obra fue escogida sobre todas las demás por su composición, por su “fortísimo componente literario” lo cual es una muy buena descripción que se le pueda dar a una obra literaria. Sin lugar a dudas Mahou causó sensación en la edición de los premios.

Su obra “Yo soy el otro” (o “Una vida en la cuerda floja” como fue presentada en el certamen”) se encarga de retratar la nación española en los años 60 y se tocaron temas muy generales, parece como una obra que va cargada con todo, con elementos como la identidad de uno mismo y el fracaso.

Sin embargo, la carrera de Mahou no inició en el certamen, en lo absoluto, ella se ha dedicado a la escritura por un tiempo ya, además se encarga de redactar artículos para varios periódicos nacionales y no ha sido la primera vez que ha sido reconocida tampoco. Ella fue galardonada con el Dulce Chacón por su otro trabajo “Venían a buscarlo a él”. Este trabajo también tiene muchas recomendaciones pero aun así, electricistas Madrid te la hace también.

Lo más increíble del caso y es algo de lo que Mahou se debería de sentir orgullosa es que ganó el premio cuando hubo un número inmenso de participantes, fueron 611 obras que fueron sus rivales donde habían más de 550 en castellano y algunas pocas en comparación en gallego. Además de haber recibido 144 ejemplares por parte de escritores extranjeros. Y aun así a pesar de que había un gran número de participantes, Mahou salió victoriosa recibiendo este gran reconocimiento.